¿Hablamos?

La fantasía se renueva en la calle San Miguel

New Fantasy abre nueva tienda en el casco antiguo gaditano para seguir ‘tentando’ y demostrando que los artículos eróticos no son vicio: son juego

“La mejor forma de evitar la tentación es caer en ella”. Esta frase de Oscar Wilde preside el escaparate derecho del número 20 de la calle San Miguel desde el 7 de noviembre. Quien incita a caer es una tienda erótica, New Fantasy.

La pareja formada por Carmen Picón y Miguel Doval son los propietarios de este nuevo establecimiento, que expande hacia el casco histórico un negocio que ya existe en Puerta Tierra. Tras más de una década de actividad, les ha llegado la hora de abrir una segunda tienda, algo que reclamaban los clientes. Además, la pareja quiere aprovechar el turismo que llega a la ciudad y que ya ha demostrado traer buenos clientes para el negocio, incluso en un sitio tan alejado de las zonas turísticas como la calle Doctor Fleming, casi frente por frente del hospital Puerta del Mar. A la nueva tienda del casco histórico se llega siguiendo una línea morada pintada en la acera: la que marca uno de los recorridos que siguen los visitantes. Carmen Picón fue la que comenzó con el negocio. Hace once años, fue a ella a la que tentaron para abrir una tienda de este tipo y lo hizo, con un socio que se encargaba del día a día del establecimiento. Poco tenía que ver con lo que es ahora: había cabinas y vídeos x. Hace unos siete años las cosas cambiaron radicamente: coincidió la moda del tuppersex, que situó a las mujeres como compradoras de productos eróticos,  y que el socio de Carmen decidió salir del negocio. Ella se hizo cargo de New Fantasy pero le dio un giro radical. Se acabaron cabinas y películas. En su lugar, lencería, vibradores, juegos y un sinfín de artículos para descubrir la sexualidad propia, redescubrir a la pareja o incluso para combatir problemas médicos. Y es que ambiente de estas tiendas ha cambiando mucho en las últimas décadas. Del sex shop dirigido a un público masculino se ha pasado a una tienda en la que entran hombres, pero también muchas mujeres y parejas. De hecho, son ellas las principales consumidoras de este tipo de productos, muchas veces porque buscan sorprender a su pareja.

Por prescripción facultativa

Otras veces, los clientes llegan al establecimiento por prescripción facultativa: las bolas chinas se utilizan para fortalecer el suelo pélvico, y otros ‘juguetes’ fálicos ayudan a conseguir una dilatación progresiva tras un operación de cambio de sexo, por ejemplo. Actualmente es habitual ver anuncios de lubricantes ideados para mejorar la vida sexual de la mujer tras la menopausia, pero eso es algo relativamente nuevo. Por eso no es de extrañar que un día acudiera una mujer llorando al establecimiento en busca de algo que solucionara su problema: sentía muchas molestias al hacer el amor, pero no quería privar de sexo a su marido. Hay algún caso en el que la paciente se lo prescribe sola para combatir otros males. Carmen cuenta que una vez llegó a una tienda de Doctor Fleming una clienta con la bata verde y los patucos desechables que dan en el hospital. La mujer, con todo el aplomo del mundo, contó que había ido a la Residencia para hacerse unas pruebas, pero habían decidido ingresarla todo el fin de semana. Así que buscaba algo para hacer más llevaderas esas 48 horas en el Puerta del Mar: un vibrador discreto, concretamente.

Picardías. También para curvies

La nueva tienda de la calle San Miguel sigue la filosofía de la de Doctor Fleming. Hay juguetes, como los dados y otros para reavivar una relación de pareja. Hay lubricantes, preservativos y vibradores de todo tipo, perfumes con feromonas para ellas y unas frutas que esconden un juguete para ellos. Además, hay algo que no puede faltar en una tienda erótica: lencería sexy. Además de lo que está expuesto hay un amplio catálogo donde elegir picardías, corsés, ligueros, monos y hasta disfraces. De todo. Elena Díaz es la dependienta de la nueva tienda y es modelo de tallas grandes. Sabe de primera mano lo difícil que es conseguir lencería en tallas grandes, y en esta tienda, al igual que en la de Puerta Tierra, no faltan. Carmen se propuso que estos picardías no fueran caros y encontró el equilibrio entre un tejido con calidad y un precio asequible la marca Obsessive. Próximamente, esta tienda también venderá tazas personalizadas por un sistema de sublimación: es tomarse una foto y salir con la taza en la mano en apenas unos minutos, explica Miguel Doval. Es un servicio que ya funciona muy bien en el otro establecimiento, por lo ofrecerán también aquí. La nueva tienda está presidida por un llamativo sillón en forma de zapato de tacón y la estantería se ha colocado de forma que el material más sensible no quede a la vista de los niños que pasen por la calle. Por lo demás, impera la naturalidad: es un comercio abierto, en pleno centro. Un lugar diseñado para persuadir a la gente de que lo que venden son juguetes, no artículos para viciosos. Para invitarles a caer en la tentación de probar algo diferente. La nueva New Fantasy está en el número 20 de la calle San Miguel. Los teléfonos son el 651 786 243 y el 956 07 70 33. Tienen página web. El horario de apertura es de 10:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:30. La otra tienda, la veterana, está en la calle Doctor Fleming, justo detrás del Don Pan de la Avenida, frente al Hospital Puerta del Mar.

También podría gustarte

One thought on “La fantasía se renueva en la calle San Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies