¿Hablamos?

Una manga blindada para deportistas

Una protección deportiva para el brazo nacida en Cádiz blinda la piel frente a golpes, cortes y abrasiones. Una pareja de ingenieros han creado MaxinSkin, que integra el mismo material que emplea el ejército en los chalecos antibalas.

Fabian Motolinía coge una de las capas textiles que forman su invento. Saca un cútex amarillo y rasga la tela, que tiene el inocente aspecto de un lienzo de algodón. Después la somete durante más segundos de lo razonable a la llama de un mechero. Tras estas pruebas la tela queda algo tiznada… pero intacta. Y esta es sólo una de las capas que forman Maxinskin, una protección deportiva que es una segunda piel que defiende a la primera de golpes y abrasiones.

Este producto, un invento nacido en Cádiz, es una prenda flexible que se coloca en los brazos como si fuera una manga, se adapta y permite los movimientos. Pero en su interior esconde capas de materiales capaces de amortiguar de forma muy eficiente los golpes y evitar los daños más comunes que se pueden sufrir en la práctica deportiva. Entre estos materiales está el mismo material textil que el ejército utiliza en la composición de los chalecos antibalas, el kevlar.




Pero antes de llegar a la prenda negra y adaptable, la idea ha cambiado mucho. Tanto, que en principio poco tenía que ver con el deporte, sino con los encierros taurinos. Fue una mala racha en los encierros de los San Fermines la que inició esta historia.

Hace algunos años, Fabian vino de su México natal para hacer el doctorado en Ingeniería y acabó formando familia aquí: está casado con una cordobesa con familia gaditana, Candy Ranchal, también ingeniera y socia en este proyecto. A ambos les llamó la atención lo accidentado de los encierros y pensaron en inventar algo que protegiese a los corredores, una ropa anticornadas. Así, en 2010 se pusieron manos a la obra para crear empresa y producto, pero los números no salían: por muy eficaz que fuera la prenda, no se iba a vender demasiado. Por eso dieron un giro de 180 grados al proyecto y Maxingertch se centró en mejorar la protección en la práctica deportiva.

Así, combinando materiales especialmente resistentes como el kevlar, Cordura (se emplea en chaquetas de motociclismo) o unas esponjas inteligentes capaces de absorber impactos con gran eficacia, consiguieron crear esta primera prenda en 2015, ya patentada y que fabrican en Los Pedroches, en Córdoba. Ciclistas y practicantes de un buen número de deportes (por ejemplo, el air soft) han valorado muy positivamente esta protección, que tiene la ventaja de no ser rígida ni aparatosa. Pesa 90 gramos y además, se puede meter en la lavadora. Explica Fabian que el pentacampeon de MTB José María Guerrero lo utiliza en sus entrenamientos, al igual que el campeón coreano de Longboard Do Young. Maxinskin ya empieza a introducirse entre los deportistas, especialmente los de más allá de Despeñaperros. Además de en la página web de sus creadores, esta especie de manga blindada se puede comprar en una boutique deportiva francesa, Neoshop.

Maxinskin
El sistema de protección Maxinskin (Foto cedida por Maxingertch).

Uno de los retos que tiene por delante esta joven empresa es hacer frente a la falta de concienciación que existe entre muchos aficionados de prácticas deportivas sobre la necesidad de contar con una buena protección. Y también el de introducirse en un mercado muy condicionado por las grandes marcas. Con el objetivo de darse a conocer, la empresa ha estado presente en la Feria Internacional de la Bicicleta Unibike que se celebra en Madrid. Actualmente sigue trabajando para desarrollar protecciones para otras partes del cuerpo, algunas a petición de los aficionados a algún deporte en concreto que les sugieren nuevas ideas.

La iniciativa ha sido reconocida en un buen número de certámenes empresariales, como el de Andalucía Emprende o Cien ideas que cambiarán el mundo, entre otros.

Maxingerth está en la calle Isabel La Católica, 12, módulo 5 (Centro de Promoción Empresarial). Teléfono 693 10 88 48. La pareja de mangas de Maxinskin (tallas de la XL a la S) puede adquirirse a través de la página www.maxingertch.com a un precio de 63,5 euros. 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies