¿Hablamos?

Un autoservicio para lavar perros

La novedad ha puesto en aprietos hasta al Ayuntamiento, que no sabía en qué actividad englobar al autoservicio de lavado de perros puesto en marcha en el casco histórico.

Meter al perro en la bañera. Agacharse. Impedir que se vaya si no le gusta el agua. Bañarlo. Sacar al perro de la bañera. Mirar con impotencia cómo se sacude y salpica hasta el rincón más oculto del cuarto de baño. Secarlo. Limpiarlo todo. Acabar con dolor de espalda y más mojado que el propio perro.




Así es como se lava a un perro en casa. El proceso es incómodo, y de ahí parte la idea de un negocio nuevo, cien por cien gaditano, que acaba de abrir en la calle Montañés: un autoservicio de lavado de estas mascotas, Qué Guauu.

José Saucedo, un chiclanero que lleva toda la vida en la capital gaditana, es el empresario y el inventor de una propuesta que ha dejado perplejo al propio Ayuntamiento, que no sabía ni en qué categoría incluir a este nuevo negocio. Tras 33 años en el mundo de la moda y un año de inactividad, quería abrir algo que no tuviera ya que ver con ropa. Iba buscando una idea para emprender.

Y la idea la encontró en una gasolinera, la que está en Puerta Tierra, muy cerca de la glorieta Ingeniero La Cierva. Allí vio un lugar específico para lavar a los perros y que dispensa el agua cuando se le echan monedas. Este es el origen de una idea que ha desarrollado e instalado en un pequeño local de la calle Montañés de apenas 18 metros cuadrados, lo justo y necesario para lavar dos perros simultáneamente.

En el local hay un par de lavaderos multicolores hechos ex profeso, colocados a una altura que permite bañar al animal sin tener que agacharse y a salvo de salpicaduras. Además, hay mandiles disponibles para mayor protección. Los perros pueden acceder mediante una rampa, algo pensado especialmente para los grandes.

Que Guauu facilita champús, antiparasitos y secador, aunque se pueden traer de casa si se prefiere. El proceso, indica José, empieza acomodando al perro en el lavadero y sujetándolo. Tras el lavado y enjabonado viene un primer secado, la aplicación del antiparásitos y terminar de secar, porque el calor hace que el liquido haga más efecto.

El proceso de lavado dura unos quince minutos y su precio depende del tamaño del perro. Son 7 euros si es pequeño, 8,5 si es mediano y 10 si es grande. Y, destaca el propietario, sin tener que estar añadiendo monedas como ocurre en la gasolinera, algo que al final “sale más caro”.

José explica que se ha tenido especial cuidado en garantizar en todo momento la higiene: todos los productos están certificados como de uso veterinario, y los lavaderos se limpian después de cada uso.

Desde que abrió el pasado 7 de septiembre, el novedoso establecimiento ha suscitado la curiosidad de bastantes gaditanos, que preguntan si hay que reservar cita o detalles sobre el funcionamiento, y más de uno ha probado ya la experiencia de dejar al perro limpito sin molestias.

Este emprendedor se ha quedado con las ganas de poner también una peluquería canina para cortar pelo y uñas, pero el espacio del local no da para tanto. Lo que sí da es para tener dos actividades, porque al final el Ayuntamiento solucionó el dilema de cómo encasillar esta actividad etiquetándola como peluquería canina y también como venta de artículos (como un bazar, por ejemplo), porque en Montañés también se venden complementos para el mejor amigo del hombre.

Qué Guauu está en el número 10 de la calle Montañés. El teléfono es el 606 87 22 45. También los puedes localizar en Facebook.

 

 

También podría gustarte

One thought on “Un autoservicio para lavar perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies