¿Hablamos?

El bebé que trajo un negocio bajo el brazo

La maternidad hizo que Sandra dejara los fogones para abrir la única tienda de la ciudad que vende y alquila fulares, bandoleras y mochilas para el porteo de bebés.

Tener un hijo cambió la vida a Sandra García. Esta gaditana era cocinera y trabajaba en Barcelona hasta que pudo volver a Cádiz. Aquí tuvo a su hijo, un hijo que no sólo le cambiaría la manera de ver muchas cosas, sino que sería el impulso para emprender un negocio ligado a la crianza natural, el único que oferta artículos para el porteo en la capital gaditana.




Y es que ser madre significó para Sandra, entre otras cosas, descubrir una maternidad más natural o aprender a tener las manos libres mientras el bebé seguía escuchando el sonido de su corazón, tal y como lo había estado haciendo durante el embarazo. Tanto ella como las otras madres interesadas en estas alternativas sólo tenían un medio para conseguir lo necesario: Internet. Por eso ella y su socia, Josefina Garat, decidieron suplir esa carencia en Cádiz y abrir Mimitos en la calle Doctor Fleming, en un pasaje situado frente al Hospital Puerta del Mar.

Mimitos lleva tres años abierta, intentando recuperar la “maternidad de antes”, aunque no se define como una tienda de artículos para bebés: también tienen cosméticos ecológicos o productos higiénicos, para los chiquitines pero también los femeninos (tienen las muy difíciles  de encontrar copas menstruales, que hasta ahora sólo habíamos visto en La Huerta Ecológica de la calle San Miguel). Pero, sin duda, la estrella dela tienda son los artículos para el porteo y una de sus singularidades es que los alquilan.

El porteo permite “llevar a tu bebé y liberar las manos”, de forma que el niño ve cubierta su necesidad de apego pero sin inmovilizar a su madre o a su padre. “Es algo que engancha”, asegura Sandra, que explica que son ellos los que más se emocionan cuando lo prueban: “hay que ver las caritas que se les pone”. Entre otras ventajas está que estos sistemas, que colocan siempre al crío en posición vertical, parecen aliviar el cólico del lactante. Y además, acostumbran a ir con lo que realmente es necesario, dejando peso atrás.

Hay varios sistemas para portear, explica Sandra. El primero y más sencillo es el fular, una pieza de tela realizada expresamente con este fin de unos cinco metros de largo. Lo hay rígido y elástico y es preciso anudarlo, aunque en el segundo caso se puede preanudar y por eso es una opción que prefieren las madres a las que les da miedo maniobrar para ajustar la tela rígida. Los fulares son las solución más económica para el porteo y según tallas y materiales, van de los 50 euros a los casi 80.

Una segunda opción es la bandolera, que cuesta unos 69 euros, va apoyada en un hombro y se ajusta con mayor facilidad mediante una anilla. Son estupendas cuando el bebé es muy pequeño e incluso cuando ya es mayorcito y va a pie parte del tiempo, aunque en ese segundo caso no se podría emplear para trayectos muy largos. Bandoleras y fulares comparten una característica: el estampado a rayas, porque es una referencia visual que ayuda a ajustar la prenda.

En esta tienda también tienen meitai, una prenda de origen asiático que está entre mochila y bandolera y cuesta unos 60 euros, y mochilas, de las que hay variedad y cuyo precio se eleva por encima de los 129 euros.

Una de las peculiaridades del establecimiento es que fulares, bandoleras y mochilas se pueden alquilar a un precio de 7 euros a la semana y 21 al mes. Y sí que funciona; sobre todo, para aquellos que tienen dudas sobre qué método escoger, porque así pueden comprobar a qué se adaptan mejor.

Pocos niños entran en la tienda que se resistan a jugar con unos vistosos arcoiris de colores que acaban de llegar. Es un juego de encajar, porque cada color es una pieza separada de madera. Forman parte de una serie de juguetes que representan convierte a los elementos en puzzles de madera. La selección de esta tienda se basa en que el protagonista del juego sea “el niño, no el juguete”.

Porteos y juguetes conviven con alternativas ecológicas a la crianza infantil, como los pañales reutilizables, una pequeña selección de ropa y muselinas, piezas de tela multiusos de fibra de bambú de diferentes tamaños.

Cursos para una maternidad natural





La pequeña tienda de la calle Doctor Fleming tiene una trastienda que se utiliza para dar cursos relacionados con la maternidad: cómo afrontarla de forma natural, masaje infantil… sólo hay que estar pendiente de la página de Facebook del establecimiento para saber qué cursos están disponibles. Actualmente también están intentando desarrollar uno de canto prenatal. En todo caso, unos talleres diferentes y especiales para afrontar la maternidad de una manera más natural.

Mimitos está en el número 5 de la calle Doctor Fleming. Tiene página en Facebook y próximamente también tienda on line.

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies