¿Hablamos?

Un taller de coches resiste tras 16 años en un barrio peatonal

Debe ser un caso único en el mundo: el de un taller de reparación de vehículos ubicado en el corazón de un barrio peatonal. Está en Cádiz, en El Pópulo, frente a al Catedral vieja. Ni un obstáculo de ese calibre ha conseguido cerrar este pequeño establecimiento, que resiste 16 años después de que los coches desaparecieran de la zona.

Juan XX es el propietario del Taller Santa Cruz desde hace casi tres décadas, aunque el negocio es anterior. Él era un empleado hasta que cogió el traspaso. Se hizo con el local y la finca donde se ubica, el número 5 del Callejón de los Piratas. La cosa iba bien, pero el principal motor del negocio no era la reparación, sino los coches que traía desde Bélgica para venderlos. Mientras esperaban un nuevo dueño, los vehículos se quedaban en la plaza Fray Félix, ante la Catedral vieja: en el taller sólo cabe un coche.




Un día, en el año 2000, llegó al taller Antonio Gallardo, entonces presidente de la asociación de vecinos Tres Arcos de El Pópulo para darle la noticia: el barrio sería peatonal. Para Juan, esto significaba el fin de su negocio y que la zona se convirtiera en un “guetto”. Intentó que más vecinos de la zona, que se iban a quedar sin aparcamiento, se pusieran de su lado, pero no lo consiguió: fue el único en contra de la peatonalización de El Pópulo.

El Día Europeo Sin Coche, en septiembre de ese año, fue una fiesta en este barrio, que recorrieron representantes municipales y organizaciones. Fue el primer día en el que los vehículos tuvieron vedada la entrada a las angostas calles de El Pópulo, una zona que reforzó su atractivo turístico a pasos agigantados desde ese momento y se llenó de terrazas. Sólo una voz discordante salió al paso de la comitiva encabezada por la entonces alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez: la del dueño de un taller de coches que había quedado prácticamente inaccesible para los vehículos.

Tarjetas e hitos

Juan guarda en una carpeta la primera solicitud, hecha justo antes de que un hito cerrara la entrada a su taller, para conseguir las tarjetas para accionarlo y para aparcar en la plaza. Estos permisos, que se renuevan anualmente, le han dado más de un quebradero de cabeza: una vez le dieron el doble de tarjetas que de aparcamientos, y desde hace un año el permiso para los aparcamientos sólo sirve para el horario laboral. Las tarjetas ya no valen para nada, porque el hito que impedía el acceso desde el Campo del Sur lleva años sin funcionar.

Pero, ¿cómo han llegado los coches durante todos estos años hasta el taller? Al principio, para acceder había que avisar al personal. Entonces tenían que subir la pequeña cuesta hasta el hito y accionarlo con la tarjeta para permitir la entrada del vehículo. “Una gracia, sobre todo cuando llovía”, comenta Juan. Ahora es más fácil, porque el hito ya no está operativo y sólo una señal de tráfico restringe el tráfico.

Bandeando el temporal

Pero el principal problema no era este, sino el aparcamiento: sin sitio para los coches belgas, el negocio perdió buena parte de su actividad. Ha sobrevivido por el dinero que tenía guardado derivado de esas ventas, de la reparación de motos y de su venta, y por haber recibido una herencia. El taller va “bandeando” el temporal, nada más. En él trabajan dos personas, pero uno de los puestos, que era fijo, se ha convertido en un refuerzo para cuando entra más trabajo.

El dueño de este taller nunca se ha planteado en serio la posibilidad de mudarse, algo que le ofreció el propio Ayuntamiento. El motivo es que la alternativa es la Zona Franca, “donde nadie me va a ver” y donde no tiene una clientela establecida. Ahora, 16 años después de que la decisión de peatonalizar el barrio torciera el rumbo de su negocio y pensando en sus dos hijas, acaricia la idea de unirse al que parece ser el destino de todos en esta zona de la ciudad:  convertir el taller en un pequeño mesón y colocar en lugar de los dos coches que puede aparcar, la única terraza de Cádiz con vistas a la iglesia de la Santa Cruz.

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR