¿Hablamos?

Bebés de mentira para causas de verdad

“Se lo lleva sin dolor, dice”. A las puertas de la exposición de bebés reborn, hiperrealistas, una señora repite este comentario. Lo ha oído y le ha hecho mucha gracia. “¡Sin dolor, claro, sin parto, qué arte ha tenido la muchacha!”. Hace poco más de una hora que la muestra ha abierto en el hotel Playa Victoria de Cádiz, y la puerta empieza a ser un desfile de bebés que van camino del vestíbulo, de la calle, de una nueva casa. Algunos no serán ‘hijos’ únicos, ni mucho menos: una señora de Sevilla se llevó tres bebés en los primeros momentos de la exposición. Un par de mujeres comentaba que ya tenían uno en casa (un niño al que llamaban por un nombre propio) y que venían “a por la parejita”. Por teléfono, otra daba detalles sobre si había o no muñecos de silicona -los más demandados- y si eran o no de su agrado. Iba con la idea de comprar una de esas creaciones, que de ese material no bajan de los mil euros.


Cádiz acogió la III Expo Solidaria Reborn Cádiz. Es un acto que siempre se hace con un fin social: se reúnen artesanas de todos los puntos de España, exponen sus creaciones, las que quieren venden, y la entrada o el fruto de una subasta se dedica a algún fin benéfico: a asociaciones como Amigas del Sur, para conseguir juguetes… Este año, el sorteo de una de las muñecas de silicona, cedida generosamente por una artesana, ha servido para recaudar dinero para la operación del niño jerezano  Marcos Carribero. Nieves Prieto y Montse Sanz, artesanas y organizadoras, conocieron la historia de este niño a través de Internet. Es un caso conmovedor, el de una familia que lleva luchando desde hace 13 años por la vida de su niño: desde que nació con el corazón hueco y empezó un carrusel endemoniado de hospitales y operaciones que no ha acabado. Aproximadamente cada cinco años, Marcos tiene que operarse en Boston, en Estados Unidos. Esto significa que cada cinco años, esta familia tiene que afrontar un gasto de 90.000 euros que no es un gasto, sino una inversión en vida. Por eso no les importó vender hasta su casa para pagar la primera operación, ni apelar a la generosidad de todos los jerezanos para afrontar la segunda. Los bebés de mentira han dado en tan solo dos días más de 3.000 euros a un niño real con muchas ganas de vivir.

Juan Carribero, el padre de Marcos, estaba a la entrada de la exposición vendiendo papeletas para el sorteo de la muñeca (que iba acompañada por una canastilla), pulseritas y con una hucha para recaudar. El millar de papeletas disponibles para la muñeca se agotó, por lo que hubo una nueva donación y un segundo sorteo.

Calor en la Noche, una asociación que se dedica a la atención de las personas sin hogar, era la otra beneficiaria de la iniciativa. Para ello se instauró un precio simbólico para la entrada: alimentos no perecederos o enseres útiles, que podía aportar quien quisiera. A las doce del mediodía del primer día, comida y objetos habían sobrepasado la capacidad de la mesa dispuesta para acogerla y se había habilitado otro rincón para dar cabida a tantas cosas. La asociación ha reconocido que sus expectativas se han superado.

Colas para entrar

“El público ha llegado de todas partes. Hasta extranjeros”, aseguraba Sanz un día después de finalizar la exposición. Y es que la muestra abrió con colas, gente que empezó a agolparse a la puerta mientras que las artesanas daban sus últimos toques a las mesas y que entró en tropel. Familias enteras que iban de stand en stand preguntando si podían coger a los bebés y pidiendo detalles a las creadoras. Niñas suspirando por mecer un rato en brazos unas creaciones asombrosas, porque no sólo parecen bebés, sino que tienen su mismo peso y tacto, la misma ropa. Algunas artesanas completaban el efecto perfumando a los muñecos con colonia infantil, y la ficción es tan realista que aun extraña que el muñeco no llore y que se haya parido sin dolor. Y sí que se ha parido sin dolor, aunque con mucho esfuerzo.

“La veladura consiste en capas muy delgadas de pintura, de forma que se transparente la capa inferior, así el color que se ve es el resultado de la mezcla del color inferior más el de la veladura (….) La transparencia y la profundidad, conseguidas de este modo, dan una calidad inimitable a las obras pintadas enteramente siguiendo estas técnicas”. En el Renacimiento utilizaban esta técnica. A Rembrandt también le gustaba terminar sus obras así. Eso dice la Wikipedia. Esta técnica, la veladura, se aplicaba entonces a lienzo. Las madres alemanas, cuando la Segunda Guerra Mundial, resucitaban así las muñecas desgastadas de sus hijas. Hoy, las artesanas lo aplican a kits, muñecos en blanco fabricados expresamente para convertirse en reborn. Este trabajo minucioso, a capas, se completa con mil detalles hasta que conseguir que el vinilo o la silicona se convierta en carne. Es una afición cara por los materiales que se utiliza y que lleva muchas horas. De ahí que el muñeco más barato, de vinilo, ronde los 300 euros. Puedes saber más sobre la técnica en este reportaje.

El resultado de tanto trabajo no tiene que ser un bebé, necesariamente. De hecho, en la muestra se pudieron ver, entre una abrumadora mayoría de lactantes, a elfos, ángeles, bebés de gorila, a Pippi Calzaslargas y un venerable Gueppeto con su Pinocho, sin duda el veterano del grupo.

Reborn mono
No sólo son bebés humanos.

El domingo por la tarde se cerró la exposición y la ocasión de contemplar unas obras que no dejan indiferente a nadie: están desde los que se admiran por la técnica por su realismo a los que admiran la capacidad de estos muñecos de estimular a los enfermos de Alzheimer, hasta los que rechazan ese realismo extremo. En todo caso, la afluencia de público para verlos en Cádiz y la cantidad de personas que salían con un reborn en brazos dejaba claro que tienen quien los quiere adoptar. Y también que aunque no lloren, coman o duerman, sí que pueden conseguir muchas cosas al servicio de una buena causa.

Esta exposición es el primer evento patrocinado por Estrena Cádiz Comunicación.

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies