¿Hablamos?

¿Qué hago si hay un muerto en mi hotel? (Infografía)

El Cuerpo Nacional de Policía ofreció consejos sobre cómo afrontar siete situaciones difíciles en los hoteles, que resumimos en una infografía.

Hablan desde la experiencia y ofrecen muchos y valiosos consejos. En la entrada de las Jornadas sobre comercio y seguridad, en una mesa, estaba la Guía de Comercio Seguro, o sobre cómo vivir las vacaciones con seguridad. Pero nada como oír las recomendaciones de boca de aquellos que se dedican cada día a combatir el delito en la ciudad donde está tu negocio.

Las jornadas, celebradas en el Instituto de Fomento, Empleo y Formación (IFEF) de la capital gaditana, fueron inauguradas por el subdelegado del Gobierno, Javier de la Torre, quien hizo un llamamiento a la colaboración entre comercio y policía para mejorar la seguridad.

De los consejos que ofrecieron, algunos se dirigieron expresamente a la hostelería. La infografía que acompaña esta información ilustra los consejos ofrecidos por Francisco Calvo sobre cómo actuar ante siete situaciones difíciles con las que se puede encontrar el personal de un hotel.

El primero de estos casos es el del cliente que llega enfadado y ha decidido desahogarse con el personal; por ejemplo, porque le han perdido las maletas en el aeropuerto o porque se ha encontrado retenciones kilométricas. Un segundo caso es el de los que piensan que aún no han bebido lo suficiente e intentan acceder al hotel para tomar una última copa que a todas luces les sobra. Otros casos son los del cliente que se cree con derecho a tocar lo que no debe y el de la pareja que se pelea en la habitación. Y también está el que intenta dejar las maletas en el hotel mientras apura las últimas horas en la ciudad, el que actúa de una forma sospechosa y el que “está muy frío”.

“Bajo ningún concepto el cliente tiene derecho  a sobrepasar lo que la ley estipula” y “los trabajadores no están obligados a arriesgar su integridad física” son los dos principios fundamentales que se deben tener muy claros antes de afrontar estas desagradables situaciones. Por lo demás, el policía distingue los casos en los que el trabajador puede afrontar la situación por sus medios, y los casos en los que lo primero es llamar al 091 o al 112.

Ante el cliente enfadado, el bebido y el que pretende dejar las maletas, el personal puede actuar solo en primera instancia. Al primero hay que escucharle, y si no hay manera de que se calme, entonces se llama a la Policía. Al que ha bebido ya en exceso hay que intentarle convencer de que se vaya. Si no lo hace, se recurre al 091.

Es muy común que los clientes quieran dejar las maletas una vez cumplida la hora para abandonar el hotel: así puede aprovechar el día de playa antes de volver a su casa. De hecho, los establecimientos suelen contar con un espacio destinado a este fin y algunos incluso tienen habitaciones de cortesía donde estos clientes pueden ducharse antes de partir. El problema es cuando la persona que pide que se le guarde el equipaje no es cliente del hotel y por tanto se desconocen sus datos. A estas personas hay que exigirles los datos, un número de teléfono, que indiquen a qué persona avisar y que digan a qué hora van a recoger las maletas;  si una hora más tarde no viene nadie, hay que llamar a la policía para que se haga cargo de los bultos.

En el resto de los casos, la llamada a la Policía es obligada. Ante el cliente que toca lo que no debe, la víctima debe intentar evitar que continúe. Por ejemplo, si el acoso se da en la habitación, salir a un pasillo o a una zona videovigilada. En otras ocasiones, el cliente espera la llegada de la camarera de piso desnudo, o apenas tapado con una toallita. En ese caso, se le puede decir que cuando esté de otra forma se hará la habitación y no entrar. “Así evito el problema. Después, llamo al 091 siempre”, explica el policía.

En ocasiones, se detecta en las cámaras que una persona va de planta en planta tocando todas las puertas por si hay alguna abierta. Si se puede evitar que salga de las instalaciones, mejor. Pero mientras, hay que llamar.

Otro caso es el de la pareja. “Todo ciudadano tiene la obligación de actuar ante la comisión de un delito. Siempre y sin dilación hay que llamar a la policía”, explica. También en el caso en el que aparece una persona fallecida: esta llamada es la primera medida a adoptar. Y nunca, nunca hay que tocar nada, a no ser que se trate de administrar primeros auxilios. Esto es muy importante, porque una alteración de la escena, en ocasiones provocada por los nervios, puede hacer que una muerte natural no lo parezca.

El parte

No fueron estos los únicos consejos para la seguridad en los hoteles y alojamientos que se escucharon en las jornadas del IFEF. José Rodríguez realizó varias recomendaciones sobre cómo hacer los partes de hospedería que se ponen en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía.

seguridad y comercio
Inauguración de las jornadas por parte del subdelegado del Gobierno y el comisario.

Se deben hacer lo antes posible, porque si la información llega a las fuerzas de seguridad cuando la persona ya se ha ido del establecimiento se puede perder la oportunidad de capturar a alguien está en busca y captura. También se deben aportar los datos de todos los alojados en la habitación, no sólo de uno. Para el Cuerpo Nacional de Policía hay otros datos que también son de utilidad, como el saber quiénes han llegado al hotel juntos aunque se alojen en diferentes habitaciones, y con qué vehículos.

Una advertencia más es la de verificar la identidad de la persona: fijarse en que la foto del documento que aporta coincide con el aspecto de esa persona y llamar a la policía ante la duda.

José Rodríguez desgranó otros consejos derivados de la experiencia del día a día en el cuerpo. Hay que tener cuidado con que las cámaras estén enfocando al lugar adecuado, que los objetivos estén limpios, y que la grabación se preserve si ha ocurrido algo para poder dársela a la policía.

Juan Carlos Fernández desgranó aún más consejos para los trabajadores de los hoteles. No hay que tocar nunca un paquete sospechoso. Es preciso llamar a la policía, evitar que las personas pasen por su lado (si están cerca de una puerta, desviar el tránsito hacia otra, la más alejada, por ejemplo) y no alarmar. Si está en un baño basta con poner un cartel de averiado para evitar el acceso.

Ante las llamadas maliciosas o amenazantes es importante grabarla o al menos quedarse con las personas exactas y con el acento. Serán indicios útiles para la policía.

Fernández sí quiso resolver un recelo común desde que los apartamentos turísticos se han unido a la oferta turística: “pueden tener la seguridad de que los clientes de estos establecimientos tienen el mismo control que el huésped de hotel de cinco estrellas”.

Y por último, unos consejos de José Rodríguez a trasladar a los huéspedes: que no lleven mucho dinero a la playa, por ejemplo, y que no descuiden sus pertenencias. Y si les han robado, indicarles los pasos a seguir. En la capital gaditana, difícilmente van a verse envueltos en un delito con violencia, pero sí hay hurtos al descuido. En los hoteles, la tipología del delincuente pasa por la rata de hotel que se hace pasar por un cliente para sustraer efectos en las zonas de recepción (cámaras, móviles)  y de los que se van sin pagar y suelen usar documentación falsa (de ahí la importancia de comprobarla bien).

Y, sobre todo, la comunicación entre los establecimientos y el Cuerpo Nacional de Policía, explicaron, es fundamental. Es necesario el “trabajo en equipo, y se trabaja en equipo cuando hay confianza. Y para eso hace falta comunicación”, concluyó el comisario provincial de Cádiz,  en el cierre de las jornadas, Antonio Ramírez.

Las jornadas no quedaron aquí: también hubo consejos para los consejos en general, que iremos desgranando en siguientes reportajes ¡No te los pierdas!

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Los ves útiles? ¿Trabajas en un hotel y te has enfrentado a alguna de estas situaciones? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies