¿Hablamos?

Empresas de moda: un traje a medida

Un afterwork sentó en una mesa redonda a una bloguera, una estilista, una peluquera, una diseñadora y dos periodistas para hablar de un sector emergente: la moda.

Un afterwork organizado por la empresa de comunicación especializada en moda DressCode Comunicación y la Asociación de Jóvenes Empresarios de Cádiz con la colaboración de Zona Franca y La Caixa puso de manifiesto el impulso que internet está suponiendo para un sector donde no hay fórmulas mágicas: cada empresa necesita cocinar su propia receta para triunfar, hacerse un traje a medida.

Marta Silva y Ainhoa Rosado, de DressCode, se encargaron de animar y ordenar el debate en el que participaron la bloguera de moda Patti Santamaría, de Shoes & basics; la maquilladora Belén Sánchez, la asesora de imagen Lidia Cano y Margarita Muñoz, diseñadora y propietaria de dos tiendas propias, en Jerez y Arcos. Su ropa se puede comprar en numerosos puntos de venta de toda España. En la mesa estaba una representación, según explicó Marta, de los numerosos oficios que aglutina el sector de la moda.

Ainhoa inició las intervenciones preguntando a las ponentes si se aplicaban el dicho de que hay que conocer a la competencia mejor que uno mismo. Y, curiosamente, la respuesta mayoritaria fue ‘no’ porque el conocerse a uno mismo es fundamental para el éxito en el sector.

“Cuando uno es uno mismo es cuando empieza a interesar a la gente”, indicó Patti. Lo mismo ocurre con Marga, que no está pendiente de tendencias ni de competencias: “Mi sello personal es el toque andaluz que le doy a mis prendas. Me distingo de lo que hay y no sigo tendencias sino que hago lo que me gusta”, explicó. En el caso de esta diseñadora, tiene la tranquilidad de saber que hay quien está al tanto de estas cosas: es clienta de Dresscode, que sí se encarga de detectar y solucionar problemas (como que alguien copie una prenda y encima la promocione con fotos de Marga, algo que ya ha ocurrido).

“No tengo por qué mirar a la competencia, me dirijo a mi cliente para ver lo que necesita. Sí es verdad que muchos vienen buscando tendencia  y tengo que estar actualizada, pero lo que intento es que se queden a gusto, que sean ellos. Nunca vamos a disfrazarlos”, asegura Lidia.

Belén es otra de las que hace lo que a ella le gusta y está convencida de que la gente busca algo diferente en su maquillaje.

Las únicas que sí hacen un análisis de la competencia al detalle, aunque para los demás, son las periodistas de DressCode. Según explicó Ainhoa, realizan una búsqueda exhaustiva de precio, imagen y demás características de los competidores de sus clientes, “no para plagiar sino para avanzar”. “Si no estás pendiente tienes que tener alguien que lo haga por ti para que no se aprovechen”, explica Marta, quien indica que a veces sus clientes no son conscientes de la competencia.

¿Cómo ven estas representantes de la moda la generación de empleo en el sector? Lidia –al igual que la maquilladora- trabaja sola pero destaca que ya se cuenta con su profesión, por ejemplo, en centros comerciales, lo que supone un avance. En el extremo contrario está la diseñadora, que crea puestos de trabajo y “vamos creciendo”.

Pero quien más se extiende en este asunto es la representante de una de las nuevas profesiones: la bloguera. La combinación moda e internet da “muchas oportunidades”,  y un ejemplo es el suyo propio: esta apasionada de la moda estudió Filología hispánica y poder dedicarse a la moda sólo era un sueño. “No sólo está dando mucho trabajo, sino que internet ofrece la posibilidad de crear un escaparate gratuito, hace que mucha gente pueda ver el producto que tu ofreces.  Internet da mucha cobertura a nuevos diseñadores, estilistas, comunicadores… Yo lo único que hago es publicitar y hacer saber a la gente que existe vida más allá de Inditex”.

DressCode sigue desgranando preguntas ¿Cómo gestionan el marketing? ¿Qué les funciona? Margarita cuenta con comerciales que venden en puntos de venta, participa en eventos de moda y la agencia de comunicación le gestiona el marketing del consumidor final.

Para Santamaría, la imagen que proyecta “es fundamental, lo mío es puramente visual”. Utiliza todas las herramientas a su alcance y utiliza recursos profesionales. Su público es, normalmente, gente joven, la más activa en las redes sociales. También las redes sociales son fundamentales para Belén Sánchez, ya que son el escaparate donde exponer su trabajo, para que la gente sepa qué hace exactamente. Da dos consejos para manejarse en las redes: separar lo personal de lo profesional y mostrar trabajos con buena calidad.

Lidia se mostró entusiasmada con las oportunidades que ofrece la realidad virtual, un tema que le apasiona y que cada vez se está introduciendo más en el mundo de la moda: “Dior ya ha presentado sus colecciones en realidad virtual, y esto hace que parezca que estamos dentro de ese desfile. Llevo un mes conociendo esta nueva tecnología y cada día me impresiona más ¿quién no apuesta por un marketing de emociones, un desfile en 360 grados?”.

Las representantes de DressCode explicaron su estrategia: un marketing elaborado a medida para cada cliente, con el que se “mimetizan” a la hora de gestionar el día a día en las redes sociales.

¿Promoción o trabajo gratuito?

Un tema que dio mucho de sí fue el de las colaboraciones, algo que todas manejan con especial precaución porque muchas veces sencillamente se traduce en trabajar gratuitamente. Sin embargo, en otras es una oportunidad de ampliar la cartera de clientes.

La bloguera colabora con marcas de moda. Todo comenzó como una afición, pero cuando empezó a tener una legión de seguidores empezaron a acudir a ella las marcas. Ve como clave del éxito del fenómeno de los blogs el que los autores están cerca de la gente real. “Puedes inspirarte en una determinada chica porque te gusta su estilo y puedes ir a la tienda y comprarte esa prenda”. No son artículos inaccesibles, al contrario. Además, está el factor de la cercanía, “puedes hablar con esa persona, crear un feedback”.

Tener un público importante es fruto de “mucho trabajo, y sin horario”. No es algo que se improvise con un móvil. Para las marcas, anunciarse en uno de estos sitios con miles de seguidores es muy atractivo: saben que van a llegar a gente que está realmente interesada en moda, y por un precio menor del que les costaría un anuncio en un medio de comunicación convencional. Cuando llega una oferta de una marca, Patti mira el catálogo y sin las prendas van con su estilo, acepta el ofrecimiento. Normalmente, las marcas que se acercan ya conocen su trabajo y saben qué le va, por lo que no suele recibir ofertas de casas con estilos muy diferentes al suyo. Otra cosa son las colaboraciones a cambio de artículos, que rechaza tajantemente: “Si me das un bolso no me das de comer, y yo me gasto un dineral en iluminación, e fotógrafo… no se puede aceptar ese tipo de colaboraciones”.

En el otro lado, el de las marcas, está Marga, que ha hecho colaboraciones con blogueras como Araceli Vera. La inversión no es grande y merece la pena. Explica que les escriben bastantes autoras y se hace una selección conforme a su estilo.

“Las blogueras hacen un buen trabajo, que beneficia mucho a las marcas y apuesto por ellas, porque es la manera de hacer más cercana la moda”, asegura Lidia, quien  valora positivamente una colaboración semanal que mantiene en la radio. Belén ha trabajado con celebritis y diseñadoras “y merece la pena por contactos”. Por eso colabora en todo lo que crea que es bueno para su carrera profesional.

Es en este punto en el que Ainhoa advierte de que colaborar en Cádiz se lleva mucho pero hay que tener cuidado: “me tiene que interesar. Hay que darle un valor cuantitativo al trabajo porque aquí la colaboración no tiene fin y promocionándonos no comemos”.  Y precisa: “Cuando alguien va a sacar un beneficio de tu trabajo no es una colaboración”.

Una última cuestión que se planteó son la de los catálogos: infinidad de horas de preparación y planificación para un producto donde nada es casual y hasta el último pelo está colocado.

NETWORK DE MODA
Encuentro de profesionales tras la ponencia (FOTO: ZONA FRANCA)

La mesa redonda concluyó con momento de convivencia para que los asistentes tuvieran oportunidad de conocerse, y también hablar con los anfitriones; como con el presidente de la AJE Cádiz, Jesús Belgrano, que había presentado las jornadas hablando precisamente de la importancia de crear sinergias para crecer “de forma exponencial” porque “se trata de crecer y crear negocio, que es lo que necesita esta provincia”; o a la jefa de Gabinete de Zona Franca, Tania Barcelona, que también había destacado la importancia de esa creación de sinergias entre los emprendedores y la disposición del Consorcio para poner a disposición del empresariado todas las infraestructuras necesarias con este fin.

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR