¿Hablamos?

Monai Monai: La arquitecta de complementos

Rosario cuenta desde la tarde del día el 6 de mayo con una exótica vecina: rubia, ojos azules y Venckute de apellido. Arquitecta y lituana por más señas, pero una lituana que habla un perfecto español. Es Simona, la propietaria de la flamante tienda y taller de abalorios y complementos, Monai Monai. El viaje desde su tierra natal lo hizo por amor: en el país báltico conoció a un erasmus gaditano que la enamoró. Después ella misma participó en este programa europeo para universitarios, aunque en Gandía (Valencia). Y desde hace tres años, vive en Cádiz.
Monai Monai
Simona se prueba uno de sus sombreros
Acostumbrada a llevar una vida muy activa en su país, en el que compaginaba sus estudios con diferentes responsabilidades relacionadas con el mundo estudiantil (era la presidenta de los mentores de Erasmus y de los alumnos de su facultad), los primeros tiempos de descanso obligado en Cádiz fueron un gran impacto. Ya le habían dicho que encontrar trabajo en la ciudad era muy difícil, pero ella era optimista y probó suerte en la hostelería. Lo único que consiguió fue una breve y mala experiencia, así que decidió emprender por su cuenta. Simona decidió convertir su hobby durante muchos años, el diseño y creación de bisutería y complementos, en un negocio. Se enteró bien de las ayudas existentes y su proyecto consiguió un crédito piara emprendedores. Ahora, en la calle Rosario se pueden encontrar las obras de esta amante del estilo boho y también las piezas que sirven para realizar creaciones propias. Simona vende collares con plumas naturales de gallo, cinturones con flores, pamelas o canotiers (y más tipos de tocados, collares, anillos y pulseras) y adorna sus creaciones con pompones, flecos, cuero… Acaba de adquirir una máquina para grabar el metal y ahora está empezando a aprender la técnica, que pronto añadirá a sus creaciones. Lo que no se encuentra ni en sus complementos ni en las piezas que vende es el níquel. Ella misma es alérgica a este metal, así que lo ha desterrado de su tienda, donde sí hay piedras naturales como la amatista, el cuarzo o la lava, entre otros materiales. Estas piedras, indica, son difíciles de encontrar en otras tiendas similares de la ciudad.
Monai Monai
La tienda de Rosario cuenta con un pequeño taller.
También se pueden comprar aquí cristales de Swarovski, sedas, cuerdas, cuero, y los básicos para engarzar, que tiene bañados en plata. Próximamente quiere añadir al surtido en venta las herramientas para hacer bisutería y revistas y libros especializados. A quienes deseen dar rienda suelta a su creatividad, les asesora. Si alguien dice que le gusta una pieza en concreto, les explica cómo pueden combinarla con otras para obtener un anillo, un pendiente… “Lo mejor es la libertad total para crear. A mí me encanta”, explica. En esta pequeña tienda de la calle Rosario, que hace esquina con el callejón de San Andrés, los collares de plumas naturales cuestan 24 euros, pero también los hay de 16 euros y pulseras de 19, 15 ó 14, dependiendo de los diseños. Simona, de momento, ha dejado la arquitectura a un lado para construir complementos en su tienda taller, en la que ahora sueña con diseñar bolsos y zapatos.

Monai Monai Abalorios y Complementos está en Rosario, 31 (Ver mapa) y tiene Facebook e Instagram.

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR