¿Hablamos?

Omniimp: Fantasía 3D en familia

La Cuesta de la Calesas acoge la única tienda de Cádiz que imprime en tres dimensiones, Omniimp tras el traslado desde el barrio de La Laguna. La familia Barragán Gutiérrez pone la técnica, el escaneo, las impresoras, el acabado, la laca para el pelo (sí, la laca para el pelo)… Y el cliente, su imaginación. Porque la impresión 3D sirve para hacer piezas de repuesto ilocalizables en el mercado, pero también para convertir a alguien en sirena o en piloto de algún vehículo de fantasía. O para hacer un retrato original a los niños que celebran su primera comunión. Para lo que pida el cliente.

Impresión 3D Cádiz
Javier (izquierda) y Pablo en la tienda del barrio de La Laguna.

Todo empezó por la afición de Pablo Barragán por la impresión tridimensional. Descubrió esta técnica por internet y le llamó tanto la atención que quiso aprender cómo se hacía, al principio de forma autodidacta. Comprar uno de esos aparatos no es tan caro como puede parecer. Según explica, el precio es inversamente proporcional al tiempo que hay que emplear en montarla: si el aparato cuesta 500 euros, el tiempo estimado de montaje no bajará de 10 horas. Si cuesta el triple, será cuestión de segundos. Después del largo montaje, el aparato está listo para generar… sus propias piezas, pues el fabricante recomienda imprimir, en primer lugar, los recambios. Y después, lo que haga falta. Pablo estuvo un año en la trastienda del negocio de sus padres aprendiendo a imprimir en 3D. Y cuando se atisbaba que esto podía convertirse en un medio de vida, recibió formación en BQ, la empresa de telefonía móvil, impresoras 3D y robótica española de la que Omniimp se ha convertido en proveedor oficial. Una empresa que, por cierto, consiguió en 2015 el premio Cortes de Cádiz. En La Laguna se pueden comprar los aparatos, el material para imprimir (PLA), que se vende por bobinas de un kilo por 20 euros, y los teléfonos móviles de la marca.

Diseño en 3D
Pablo Barragán diseña una figura para ser impresa.

Y es que lo que empezó como una afición se convirtió en diciembre en de 2015un negocio familiar en la calle Pintor Zuloaga que evitó que Pablo acabara de auxiliar en una clínica veterinaria de Londres. En junio de 2016, la empresa dio el siguiente paso con el traslado a la Cuesta de las Calesas (Ver mapa). Allí Pablo trabaja con su hermano, al menos de momento: Javi ha estudiado Bellas Artes y a partir de septiembre comenzará a formarse en animación en 3D fuera de la ciudad.

En una de las películas de la saga de Jurassic Park entra en funcionamiento una impresora 3D antes de que el común de los mortales sospechara que alguna vez esta tecnología existiría y sería accesible. Esperanza Gutiérrez, madre de Pablo y Javi, fue una de las espectadoras a las que le llamó la atención la escena y pensó en la butaca del cine: “Ojalá existiera algo así”. Ahora es la empresaria ‘titular’ del negocio, un auténtico ciclón que después de una dilatada experiencia profesional en Caja Madrid, empezó a trabajar con su marido en la oficina de Allianz que ocupaba el local del casco histórico al que se ha mudado Omniimp. Esperanza ha pasado de las cuentas bancarias a los seguros y a llevar de forma continuada una versión ‘pitufa’ (pequeña y azul) de ella y su marido en el bolso para no perder ni una oportunidad de promocionar el nuevo negocio familiar; porque eso, actualmente, es uno de los temas que más le preocupan: cómo dar a conocer la tienda.

Impresora 3D
Una de las dos impresoras 3D

La singularidad de este comercio no se queda en que es la única que oferta esta tecnología en la ciudad: también en que se ha centrado en la parte más artística de la impresión 3D y que lo hace a unos precios muy asequibles. Un ejemplo de lo segundo: Los dos aparatos de que disponen pueden crear figuras de personas escaneadas. Una pequeña, de siete centímetros, cuesta cinco euros; la mediana, de 12, 20 euros, y una de 16 centímetros, 40 euros. Pablo tiene, sobre su mesa, tres réplicas de niñas de primera comunión en estos tamaños. Es uno de los productos más demandados. Cuando el niño o la niña van a hacerse las fotos, ellos se desplazan al estudio del fotógrafo y le escanean; es cuestión de cinco minutos. Después, lo imprimen en el tamaño elegido (En este vídeo promocional se puede ver el proceso). El precio de las figuras monocromas realizadas a partir de escáneres de personas está estandarizado, pero para el resto de encargos entran en juego multitud de variables que pueden hacer variar el precio, como el tiempo de impresión, la calidad (la impresora puede hacer capas desde 0,05 a 0,3 milímetros, y las más delgadas procuran más calidad), o si la figura está pintada o sólo tiene el color del material del que está hecho, por ejemplo.

Figura 3D
Dos versiones de la figura del Jesús Caído que procesiona en Semana Santa.

Una de las dos impresoras de este comercio gaditano ha ‘liberado’ de las dos dimensiones del papel a un personaje de cómic creado por una conocida, explica Javi. En estos meses, esta familia ha hecho ya un poco de todo; ha escaneado y reproducido el paso de Jesús Caído y ha recreado el robot Glados del videojuego Portal, con luz led y todo; ha fabricado repuestos de estores y hasta el rótulo del propio local; ha hecho llaveros, castillos y ha dado cuerpo a dibujos infantiles. Han creado instrumentos de viento, ocarinas, que funcionan. No faltan las imágenes propias de videojuegos o de sagas con tantos admiradores como La guerra de las Galaxias. Han hecho teclas de ordenador personalizadas. Y uno de los encargos más singulares es un llavero con forma de máscara que tiene por bigote dos brazos musculosos. Lo de los brazos es raro, pero los usuarios de thingiverse.com, un lugar en Internet donde se pueden encontrar diseños de todo tipo listos para la impresión en 3D, últimamente le ponen brazos musculosos a las piezas más insospechadas.

Imagen 3D
La impresión con capas muy delegadas permite que se aprecien los detalles de esta miniatura.

La impresión tiene alguna limitación, aunque salvable: el tamaño máximo de cada pieza es de 19 centímetros, pero se pueden combinar varias piezas para crear figuras mayores. De una foto no se puede sacar la figura, pero sí una especie de postal con relieve si la imagen tiene suficiente calidad. El escaneo es rápido, pero el escaneado tiene que estar quieto, algo que puede suponer un reto a la hora de inmortalizar a mascotas. También tiene que estar quieto, por cierto, el material en la placa de cristal donde se imprime la figura: para eso sirve la laca para el pelo del primer párrafo.

Figura en 3D
Lapicero de La Guerra de las Galaxias.
OMNIIMP está en el número 41 de la Cuesta de las Calesas. Teléfono 856071974. 
info@omniimp.com
www.omniimp.com

 

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR